Yadira, María Isabel y Lisseth son tres de las 73 embarazadas que contrajeron Zika después del sismo de abril.

Yadira, María Isabel y Lisseth viven en localidades distintas de Manabí y sus días transcurren de forma diferente. Pero comparten algo en común: el temor de portar el Zika y de que el virus afecte al hijo que crece en su vientre.
En julio de 2016, tres meses después del sismo que devastó la costa ecuatoriana, el número de casos de Zika aumentó de 92 a 1.106 en Ecuador. De ellos, el 80% se encuentra en Manabí, la provincia más afectada por el terremoto; ya que, con la emergencia, la proliferación de aguas estancadas y la concentración  de  población  damnificada  aumentaron  el  riesgo  de  trasmisión  de vectores. Si bien Ecuador no cuenta con un registro de nacimientos de niños con microcefalia relacionados con el Zika, ya se reportan 73 casos confirmados de mujeres embarazadas que tienen el virus.

Estas jóvenes madres son tres de ellas. Contrajeron la enfermedad después del terremoto de abril y ahora enfrentan el dolor de no saber cómo afectará el Zika a la salud de sus hijos.

“Me preocupé, me puse a llorar. No sabía qué hacer cuando me dijeron que tenía Zika”, dice Yadira, a quien le detectaron la enfermedad a las 39 semanas de embarazo. “Me dijeron que podía afectarle al cerebro de mi bebé”, comenta con tristeza María Isabel, quien tiene un embarazo de 24 semanas. Por su parte, Lisseth, con 33 semanas de gestación, siente la misma angustia y está esperando los resultados de sus exámenes. Ella fue al Centro de Salud cuando notó un sarpullido en su cuerpo. “No pensé que era Zika, pensé que era sólo una alergia”. En sus ojos se pasea la duda: Lisseth no deja de preguntarse qué dirán sus análisis médicos y cómo influirá el virus en la vida de su bebé.

“Me preocupé, me puse a llorar. No sabía qué hacer cuando me dijeron que tenía Zika”, dice Yadira.
“Me dijeron que podía afectarle al cerebro de mi bebé”, comenta con tristeza María Isabel, quien tiene un embarazo de 24 semanas.

Para combatir el Zika en Ecuador, UNICEF ha apoyado al Ministerio de Salud Pública con una campaña de sensibilización y, en acuerdo con el Ministerio de Educación, está produciendo material didáctico sobre la prevención del Zika, para docentes y estudiantes.

Además, entre las donaciones que ha entregado UNICEF, están los toldos fumigados, los kits de uso personal y los insumos para la limpieza de tanques bajos para las familias de las zonas más vulnerables.

Redacción por: Andrea Artunduaga.

Cada historia representa la realidad de miles de niños en Ecuador.