La directora regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, Marita Perceval, se solidariza con la población ecuatoriana tan duramente golpeada por el terremoto que azotó el país la noche de ayer y que ha sembrado el dolor en miles de familias.

“Envío un solidario abrazo a todos y cada uno de los afectados y especialmente a las niñas y niños del país y a sus familias. Invito a las autoridades y a la población en general para que no nos olvidemos que los efectos de una emergencia golpean de manera particular a los más pequeños y que, ante una catástrofe, deben ser los primeros en recibir atención y cuidados especiales”. UNICEF también se solidariza con el Gobierno Ecuatoriano y se pone a su entera disposición para continuar prestando el apoyo necesario para que todos los niños, niñas y adolescentes sean protegidos, tanto física como emocionalmente.

UNICEF, a través de su oficina regional y su oficina de país, se ha puesto a disposición de las autoridades del Ecuador, estando ya presente en las zonas afectadas desde el día de hoy.