Ludmila Palazzo, una de las especialistas de UNICEF, tiene un mensaje especial para ti; conoce su historia y recomendaciones.

Además de contribuir económicamente, los donantes pueden hacer mucho por los niños.

Su nombre es Ludmila Oliveira Palazzo y nació en Brasil. Allí se inició en el activismo desde muy joven,
cuando trabajó para que los niños en situación de calle alcen su voz y reconozcan sus derechos. Desde entonces, la misión de proteger a la niñez y la adolescencia ha llevado a Ludmila a 10 países distintos.

Uno de ellos fue Ecuador, donde se desempeñó como Oficial de Protección de UNICEF entre 2014 y
2018. Durante su experiencia, constató que gran parte de niños y adolescentes sufren violencia en los
lugares donde deberían estar protegidos. Para cambiar esta situación, considera que se debería crear una red que incluya a todos los sectores de la sociedad y se configure un sistema que proteja a la infancia de la violencia y garantice el acceso con calidad a salud, educación y justicia.

“Yo también soy donante desde hace muchos años porque creo en el trabajo que hace UNICEF”, dice la especialista en Protección. Los donantes son aliados fundamentales, no solo por sus aportes económicos sino porque pueden convertirse en protectores de la infancia: “Todos podemos ser adultos de confianza, cambiar la idea de que los niños son propiedad de los adultos y entender que se debe garantizar sus derechos”.