La etapa prenatal y los primeros dos años de vida constituyen los primeros 1000 días de un bebé. Este es un período crítico para el desarrollo cognitivo, del lenguaje y de las destrezas sociales y emocionales.