Llegó a la ciudad de Quito un avión con más de 13,8 toneladas de suministros de UNICEF para ayudar a garantizar los derechos de los niños y niñas afectados por el terremoto de 7.8 (escala de Ritcher) que golpeó a Ecuador el pasado 16 de abril.

Llegó hoy a la ciudad de Quito un avión con más de 13,8 toneladas de suministros de UNICEF para ayudar a garantizar los derechos de los niños y niñas afectados por el terremoto de 7.8 (escala de Ritcher) que golpeó a Ecuador el pasado 16 de abril. Los suministros incluyen productos de nutrición para niños menos de 5 años y mujeres embarazadas y lactantes, con el fin de prevenir y mitigar la malnutrición y problemas de salud.

“Para UNICEF, es una prioridad absoluta asegurar que la asistencia humanitaria llegue a ellos”, dijo Grant Leaity, representante de UNICEF en Ecuador. La carga de hoy llega como parte de la cooperación entre las Naciones Unidas y la Fundación UPS, como respuesta a la emergencia en Ecuador. Esta carga se suma a otras 103 toneladas cúbicas que llegaron a Ecuador el pasado 25 de abril, con carpas, lonas, mantas, pastillas potabilizadoras de agua, bidones, contenedores, mosquiteros, entre otros, con el fin de asistir a los niños, niñas y sus familias que viven en las zonas más afectadas.

Hace un llamado a la comunidad internacional a apoyar la respuesta a la emergencia en Ecuador.

La financiación sigue siendo extremadamente baja, solo un 12% de cobertura del llamamiento se ha hecho efectivo hasta el momento. Solo para atender durante los primeros 3 meses de la emergencia son necesarios $15 millones de dólares para atender las necesidades de agua y saneamiento, educación, protección y salud que tienen los niños, niñas y sus familias en las zonas afectadas.

Acerca de la colaboración de UPS La Fundación UPS ha reunido un equipo de expertos para trabajar en estrecha colaboración con el Clúster de Logística de las NNUU para ayudar con el trabajo en aeropuertos y transporte cerca de Quito. Además, la Fundación UPS está colaborando con UNICEF para coordinar la logística terrestre y asegurar que los suministros lleguen a las zonas afectadas por el terremoto.