En el referéndum que tuvo lugar el 4 de febrero de 2018, la mayoría de la población ecuatoriana se pronunció a favor de enmendar la Constitución de la República para que nunca prescriban los delitos sexuales cometidos contra niños, niñas y adolescentes. UNICEF felicita esta decisión, pues la valora como un paso fundamental para evitar la impunidad.

La inclusión de la pregunta: ¿Está usted de acuerdo con enmendar la Constitución de la República del Ecuador para que nunca prescriban los delitos sexuales en contra de niñas, niños y adolescentes, según el Anexo 4?, permitió visibilizar la problemática de los delitos sexuales contra los niños. El respaldo mayoritario de los votantes envió un mensaje a la sociedad de que esto no debe ser tolerado.

La violencia y el abuso sexual contra los niños constituye una violación a los derechos humanos y sus consecuencias son profundas en el desarrollo de la niñez. Las víctimas sufren un daño a su integridad física, psíquica y moral.

Un niño queda indefenso ante un abuso sexual, en la gran mayoría de los casos no comprende lo que le ha ocurrido, no tiene la capacidad para denunciar por sus propios medios y depende de que alguien le crea y lo proteja.

El siguiente paso es fortalecer la articulación entre las diferentes instancias del Estado, para garantizar la prevención y la respuesta interdisciplinaria, oportuna, justa y adecuada a cada caso denunciado, sin discriminación de ningún tipo.