Familias saludables en Otavalo

En la comunidad de Agato, en Otavalo, se abrió el cuarto centro donde las familias se capacitan sobre cómo mejorar la salud, la nutrición y el desarrollo de los niños y niñas.

En febrero de 2019, bajo un tímido sol andino que iluminaba a la comunidad de Agato en el cantón Otavalo, la joven familia Maldonado cortó la cinta e inauguró el Centro Intercultural para la Promoción de la Salud y Nutrición “Alli Kawsaypak”. Este es el cuarto de estos espacios comunitarios que se abre en la provincia de Imbabura y en los que se busca que las familias se involucren activamente en el cuidado integral de niños, niñas y mujeres gestantes.

“Esto inició hace cuatro años, cuando UNICEF vino a decirnos que nuestros niños estaban mal alimentados. La desnutrición no solo implica que los wawas se queden ‘omotos’, que no crezcan, sino que sus cerebros no se desarrollen. Por eso, seguiremos trabajando hasta que haya cero desnutrición en nuestra comunidad”, dijo Matilde Gramal, presidenta del Gobierno de la Parroquia Miguel Egas Cabezas, durante la inauguración del centro.

UNICEF trabaja para mejorar la salud y nutrición integral de niños, niñas y mujeres gestantes, en zonas donde los niveles de desnutrición infantil son críticos. En Ecuador, al menos 1 de cada 4 niños menores de cinco años tiene desnutrición crónica y entre los niños indígenas esta cifra se incrementa a aproximadamente 1 de cada 2.

En cada centro comunitario, los padres, madres, mujeres gestantes y cuidadores aprenden cómo mejorar el desarrollo infantil, así como la nutrición y salud de los niños, incluyendo alimentos propios de su cultura y mediante la promoción de vacunación y controles médicos oportunos. Estos espacios cuentan con salas de estimulación y aprendizaje, equipadas con juegos, donde las madres pueden llevar a sus hijos mientras participan en sesiones informativas y demostrativas de prácticas de crianza en salud, nutrición y cuidado, entre otros.

Las acciones de UNICEF en los cantones de Ibarra, Pimampiro, Cotacachi, Cayambe y Otavalo han beneficiado a 660 familias con niños menores de 5 años y mujeres gestantes, llegando a más de 90 comunidades rurales.