Byron Tapia es donante de UNICEF desde hace algunos años, de forma comprometida y consistente. Semanas atrás nos visitó en nuestras oficinas y nos dejó este mensaje motivador:

“Me convertí en donante mediante el mecanismo ‘face to face’, acercándome a la isla UNICEF en el Condado Shopping, hace seis años. Había querido hacerlo desde hacía algún tiempo. Los años pasaron y un día, decidí llamar para hacer un incremento a mi aporte. Luego, me registré como donante a través de otra tarjeta de crédito. Pienso quedarme muchos años más, porque considero que la ayuda debe ser continua.

En todo momento, nacen desigualdades, por eso todos los días hay que apoyar… Me preocupa la falta de visión y la falta de empatía, que generan una sociedad cada vez más violenta que no respeta la dignidad humana”.

CADA PERSONA TIENE DISTINTAS MOTIVACIONES PARA APORTAR A UNICEF. LO IMPORTANTE ES QUE CADA QUIEN, DESDE SU ÉTICA Y SUS PRIORIDADES, AÚNE SUS ESFUERZOS PARA QUE JUNTOS LOGREMOS DAR, A CADA NIÑO, UNA VIDA PLENA.