UNICEF celebra la firma hoy del Acuerdo para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y dejación de armas encaminado a terminar con el conflicto armado en el país, entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), principal grupo armado de oposición del país.

UNICEF celebra la firma hoy del Acuerdo para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y dejación de armas encaminado a terminar con el conflicto armado en el país, entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), principal grupo armado de oposición del país. En los últimos 50 años, generaciones de niños en Colombia solo conocen la guerra. Miles de niños y niñas han sido asesinados, heridos, están huérfanos, fueron obligados a desplazarse, reclutados por los grupos armados, abusados sexualmente y mantenidos fuera de la escuela.

Datos oficiales muestran que en Colombia, de los 7.7 millones de personas registradas como víctimas del conflicto, 2.5 millones, es decir 1 de cada 3, son niños, 2.3 millones han sido desplazados y 8,000 fueron desaparecidos, según cifras que datan desde 1985. Hoy el país está a punto de pasar la página de un capítulo oscuro de su historia. UNICEF está listo a apoyar los esfuerzos nacionales para ayudar a los niños afectados por el conflicto y tiene la esperanza de que el acuerdo firmado hoy será un paso fundamental hacia la paz duradera.