A tres meses del terremoto de Ecuador, el número de casos de Zika aumentaron de 92 a 1.106 a nivel nacional, siendo las zonas más afectadas las que lideran la mayoría de casos.

A tres meses del terremoto de Ecuador, el número de casos de Zika aumentaron de 92 a 1.106 a nivel nacional, siendo las zonas más afectadas las que lideran la mayoría de casos. Según datos oficiales, el 80 por ciento de los casos se encuentran en la provincia de Manabí, donde el terremoto del 16 de abril causó más destrucción. Después del terremoto, la proliferación de aguas estancadas y la concentración de población damnificada aumentaron el riesgo de trasmisión de vectores. La población más afectada por este virus son las mujeres entre 15 y 49 años, cuya cifra asciende a 509 casos en Manabí. El país todavía no registra nacimientos de niños con microcefalia relacionados al Zika, pero ya se reportan 73 casos confirmados de mujeres embarazadas con el virus. “Necesitamos intensificar la intervenciones de prevención de Zika para reducir su trasmisión e impacto en los niños y sus familias¨, dijo Grant Leaity, Representante de UNICEF en Ecuador.

El Ministerio de Salud Pública se encuentra monitoreando los casos, realizando fumigaciones y promoviendo el uso de medidas de autoprotección. No obstante, es necesario aunar esfuerzos con más actores clave para fomentar la prevención y control de vectores. UNICEF está apoyando al Ministerio de Salud Pública con una campaña de sensibilización, y en acuerdo con el Ministerio de Educación, se está produciendo material didáctico sobre prevención del Zika para docentes y estudiantes. A su vez, se contribuirá con toldos fumigados anti mosquitos, kits de uso personal e insumos para la limpieza de tanques bajos para las familias de las zonas más vulnerables.

En las zonas afectadas por el terremoto, UNICEF ha apoyado con la provisión de espacios educativos temporales para 12.000 niños y se han entregado 590 kits de útiles escolares ¨School in a Box¨ han sido entregados para docentes y 23.000 estudiantes. Junto con socios humanitarios, se ha beneficiado a 251.000 personas a través de provisión de agua segura, saneamiento y promoción de higiene. Se ha provisto de 350.000 tabletas de Zinc para 12.500 niños menores de 5 años, micronutrientes en polvo para más de 80.000 y más de 250.000 dosis de vitamina A, con el fin de prevenir la malnutrición y problemas de salud que esta conlleva. Más de 20.000 niños han recibido atención psicosocial con la metodología de “Retorno a la Alegría”.

Descargar fotos y entrevistas a las madres afectadas por Zika: https://uni.cf/29GhWL7