La coordinación de una respuesta para salud, nutrición, agua y saneamiento, educación y protección en beneficio de miles de niños, niñas y adolescentes sólo es posible gracias a la colaboración de muchas personas como tú, que mes a mes lo hacen realidad.

Cuando ocurre un desastre, las necesidades de los niños deben ser atendidas de manera prioritaria, principalmente para asegurar su supervivencia y bienestar.

Por esta razón, UNICEF apoyó la emergencia de Ecuador en cuatro áreas fundamentales: salud y nutrición, agua y saneamiento, protección y educación.

 

Salud y Nutrición

250.000 niños y niñas menores de 5 años con acceso a Vitamina A  y micronutrientes en polvo.

30.000 niños y niñas tuvieron acceso a tratamientos de rehidratación oral y zinc.

26.750 mujeres embarazadas  y en período de lactancia tuvieron acceso a micronutrientes.

 

Agua segura y saneamiento

68.297 personas  con acceso a agua segura.

36.423 personas  con acceso a facilidades  sanitarias básicas.

63.863 personas sensibilizadas en la promoción de higiene.

 

Protección 

25.417 niños, niñas y adolescentes beneficiados con servicios de apoyo psicosocial.

15.000 personas  beneficiadas en materia de  prevención de violencia, abuso, explotación y negligencia.

4.500 familias afectadas recibieron ayuda en temas de cuidado y protección así como asistencia para prevenir separaciones familiares.

 

Educación

34.479 niños y niñas  con acceso a materiales educativos.

13.290 niños y niñas con acceso a espacios temporales de educación, recreación y protección

11.440 niños y niñas beneficiados con apoyo psicológico, actividades para aliviar el estrés y mensajes de supervivencia.

 

* Datos al 30 de marzo 2017

Toda esta ayuda  fue posible gracias a la contribución de miles de donantes  de todo el mundo, en especial de nuestros donantes ecuatorianos,  a quienes agradecemos  por haber confiado en nuestra gestión.