En Ecuador, 1 de cada 5 estudiantes entre 11 y 18 años ha sido víctima de acoso escolar. Así lo reveló el estudio Violencia entre pares en el sistema educativo: Una mirada en profundidad al acoso escolar en el Ecuador, presentado en mayo por el Ministerio de Educación con el apoyo de Visión Mundial y UNICEF. Se trata de la primera investigación de este tipo que se realiza en el país y tiene el objetivo de ser una guía para la toma de decisiones y el diseño de políticas públicas para eliminar el acoso escolar en los centros educativos.

La investigación fue realizada en 126 centros educativos privados y públicos, de sectores urbanos y rurales de la Costa, Sierra y Amazonía en 2015 e incluye un enfoque innovador al plantear la diferencia entre violencia y acoso escolar (también llamado bullying). Este último se distingue por ocurrir de forma reiterativa e intencional, es decir, cuando un estudiante se enfrenta a una misma forma de intimidación o violencia por parte de otro estudiante más de tres veces durante un quimestre.

El estudio, que contó con la participación de 5.500 estudiantes de octavo de básica a tercero de bachillerato, evidenció que las principales formas de acoso son los insultos, los rumores, la sustracción de pertenencias, el ciberacoso y los golpes.

Según esta investigación, 3 de cada 5 estudiantes han sido víctimas de un acto violento en la escuela a nivel nacional. Los datos que arrojó la investigación determinaron que, en general, no hay diferencias significativas entre escuelas públicas y privadas, ni entre zonas urbanas y rurales. Tampoco hay grandes diferencias por edad ni entre hombres y mujeres. Sin embargo, cuando se analizan los tipos de violencia, se evidencia que los hombres sufren más de insultos y golpes, mientras que las mujeres padecen más de rumores o revelación de secretos y ciberacoso.

Este esfuerzo conjunto es importante para diagnosticar lo que está sucediendo en las instituciones educativas y construir escuelas libres de violencia en las que los niños, niñas y adolescentes puedan crecer y aprender plenamente.