Siete décadas atrás, los niños y niñas sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial, que aún sufrían los estragos de la violencia y estaban agobiados por el dolor, la enfermedad y la pobreza, vieron un nuevo amanecer con el nacimiento del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia –UNICEF, en diciembre de 1946. Desde ese momento, su labor se extendió hacia cualquier lugar del mundo donde un niño necesite protección.

En estos 70 años, frente a cada conflicto bélico, crisis humanitaria, epidemia o desastre natural; UNICEF ha encendido una luz de esperanza para los niños, niñas y adolescentes.

Su acción en favor de los derechos de la infancia en más de 190 países, no sería posible sin la colaboración de aliados, socios y donantes que con sus aportes cada día transforman la vida de la niñez en el mundo.

¡Gracias a todos, en nombre de los niños y niñas que hoy reciben una oportunidad de vida y que mañana construirán un mejor futuro para la humanidad!